lunes, 15 de abril de 2013

Historia de los Esmaltes de Uñas

Hace un tiempo, le pintaba las uñas a una amiga y me preguntó si sabía desde cuando la mujeres se pintaban las uñas. Extrañamente no sabía, utilizando mis conocimientos de Historia del Arte, sólo fui capas de responderle que me imaginaba que hace mucho, seguramente desde los egipcios, ya que ellos eran muy avanzados en el uso de pigmentos para decorar su cuerpo. De ahí el tema me empezó a dar vueltas, investigué  en Internet y descubrí lo siguiente:

La historia del pintado de uñas data hace mucho siglos atrás, aproximadamente hace unos 3000 años antes de Cristo. Los egipcios y los chinos fueron los primeros en crear pigmentos para colorear sus manos. En ambas culturas, el colorear las uñas implicaba un status social que le correspondía a la realeza. Por lo general se realizaban con pigmentos naturales; los egipcios a través de la henna para dar una tonalidad anaranjada que luego con el tiempo se tornaría a marrón oscuro o negro si se deseaba; por ejemplo, la reina Nefertiti y el ret Akenatón llevaban sus uñas de rojo rubí, en cambio Cleopatra las tenía de color rojo oscuro. En la antigua cultura china se consideraba el rojo, los colores metálicos (derivados del oro y la plata) y el negro, como los colores de la realeza para pintar sus uñas. En la dinastía Ming, las técnicas evolucionaron un poco y se comenzaron a utilizar mezclas de productos como cera de abejas, clara de huevo, gelatina, tintes vegetales y goma arábica para fijar mejor el color.
Estas costumbres se extendieron hasta los romanos y los griegos de alta sociedad que  también utilizaron pigmentos para decorar sus cuerpos y al igual que sus uñas.

No hay mucho registro sobre que ocurrió con el paso de los siglos, pero claramente se optó por un look más natural, me imagino que en la edad media en la época de pestes, donde las infecciones eran algo común y que arrasaban con mus muchas vidas, era preferible llevar unas cortas y lo más limpias posible. Luego en el siglo XIX, donde la virtud eras sinónimo de pureza e inocencia, la belleza estaba asociada a esos principios, la moda era llevar uñas perfectamente cortadas y moldeadas “un estilo natural”
A comienzos del siglo XX, las mujeres se permitieron dejar crecer más sus uñas, dándoles forma ovalada o en punta, solían pulirlas frotándolas con cuero y untándose aceites y crema sobre ellas para darles brillo.

El uso de los esmaltes sintéticos (los que ocupamos hoy en día) tienen su surgimiento con el esmaltes de pintura para autos. En 1917 la empresa CUTEX (si, yo se que les suena mucho) toma está idea de pintura de autos y crea esmaltes de colores brillantes para uñas. El primer esmalte sintético fue creado alrededor de 1920, causando un boom entre las mujeres de la época. Los primeros colores fueron obviamente el rojo, los corales y los rosa, para los cuales crearon grandes campañas publicitarias en revistas. Luego después del éxito por parte de público femenino, lanzaron colores más osados como los burdeos, morados, verdes y hasta negro.


Publicidad de la compañía Cutex alredeor de 1930




 En 1925 Peggy Sage, fundó en Estados Unidos la marca francesa con su mismo nombre, especializada en el los esmaltes de uñas y productos para el cuidado de las manos, la cual con el pasó de los años ganó gran prestigio y sucursales a lo largo del mundo.





En 1932 los hermanos Charles y Joseph Revson, se unieron al químico Charles Lachman  para entrar en el mercado de los esmaltes de uñas, y crearon la famosa marca REVLON (que es la combinación de los apellidos de Revson al agregar la  “L” de Lachman). Al utilizar pigmentos en vez de colorantes, crearon una amplia variedad de tonos de esmaltes. Seis años más tarde la compañía era multimillonaria y vendía en grandes almacenes. En el año 1945 comenzó a lanzar grandes campañas publicitarias que incluían vistosos nombres para sus esmaltes de uñas como “Paint the Town Pink” con la súper modelo de época Dorian Leigh.





 



Dorian Leigh modelando para Revlon



Tan icónicos fueron sus afiches publicitarios, que en el año 2010, más de 50 años después, Revlon recreó el afiche “Fire and Ice” de Dorian Leigh con la actriz Jessica Biel.





En las décadas de los 30’ y 40’s, dentro del ambiente de Hollywood, actrices como Jean Harlow, Joan Blondell, Carole Lombard, Betty Davis, y Joan Crawford, lucían uñas espléndidas dentro y fuera de la pantalla.

Betty Davis

Jean Harlow

Carole Lombard

Joan Crawford



Joan Blondell


Actualmente, una de las reinas del burlesque y amante del estilo de aquellos años es Dita von Teese, tiene un look clásico, muy vintage, sus uñas siempre están rojas con la media luna, incluso tal ha sido el éxito de su estilo, que ha sacado una linea completa de maquillaje para recrearlo.


  
 Dita von Teese   


En las décadas posteriores el esmalte de uñas se convirtió en unos de los cosméticos más usado por las mujeres. Marcas como Lancome o Dior no se quedaron atrás y sacaron al mercado sus esmaltes.  


Avisos publicitarios de la marca Cutex en 1957 y 1959


En los 50’ los rojos y corales seguían muy de moda, en los 60’ y 70’ el ambiente sicodélico y hippie ayudó a la creación de colores mas variados y al uso del blanco. 
En los 80’ los colores fuertes y oscuros se asociaban al rock y a la rebeldía, hombres y mujeres pintaban sus uñas en negro, como es el caso de grupos como Poison, Motley Crue e íconos del Pop como Madona siempre lucía uñas pintadas. 
En temas musicales con estilo retro está muy de moda Lana del Rey, una chica preciosa y con una voz aún más hermosa, ella cultiva un look totalmente retro, su ropa, maquillaje y peinados son sacados de los 50’ y sus uñas (o más bien garras) están muy inspiradas en esos años.


Lana del Rey con una manicure en rojo coral con una media luna en reversa.


Nunca hemos dejado de pintar nuestras uñas, ya no son sólo los reyes, las actrices, músicos o artistas, se ha convertido en un cosmético muy popular.  La cultura del esmaltado de las uñas, siguió en los años venideros, hasta el día de hoy. Puedes encontrar esmaltes de uñas, en farmacias, tiendas especializadas y hasta en el supermercado por módicos precios. Están al alcance de todos, de variadas marcas, calidades y efectos, y por supuesto con una amplia gama  colores…  el limité es nuestra imaginación.

A mi parecer el mayor esplendor de las uñas fue en los glamorosos años hollywodenses entre 1930 y 1940, donde el rey fue el color rojo y actrices como de la talla de Joan Crawford mostraban sus bellas manos en el cine. A partir de ahí, y hasta hoy en día comenzó la locura por las uñas.

Joan Crawford en 1929

Joan Crawford en 1934

Joan Crawford en 1930

Joan Crawford en 1939

Joan Crawford 193?


Joan Crawford 1932

A pesar que en esta foto no aparecen sus uñas, pienso que es una fotografía espectacular que representa el glamour y el estilo de la época.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada